sábado, 19 de mayo de 2007

ELENA MEDEL: "TARA" (DVD, 2006).


Se ha escrito mucho en suplementos, revistas, blogs (el de Vicente Mora, por ejemplo) etc, y con gran acierto sobre "Tara" de Elena Medel. Sin duda, se ha incidido en algo que es cierto: Elena Medel con "Tara" revalida o confirma todas las expectativas que su primer libro había suscitado. No sólo confirma, sino que entrega un libro literariamente impecable, humanamente sólido, maduro, verdadero. Pero el motivo de este comentario no es reproducir lo que ya se ha dicho. Me sumo, eso sí, a todos los parabienes y entusiasmos que el libro ha suscitado.


Pero quiero sólo decir una cosa que creo no se ha prodigado: Medel busca ensanchar en "Tara" el concepto de poesía. Formalmente, el libro busca un crecimiento del concepto de la poesía. Busca ir hacia la prosa, porque sabe que ese territorio contiene mucha poesía si se sabe buscar, y ella sabe. No se siente cómoda con la tradición heredada, con el concepto formal de poesía de la tradición española reciente. Busca un ensanchamiento, quiere derribar fronteras. El otro día Sergio Gaspar dijo en Zaragoza que la poesía del siglo XXI instaurará nuevos conceptos genéricos, ampliará el modelo de poesía, de lo que entendemos por poesía. Creo que eso ya está ocurriendo, y "Tara" es un ejemplo claro -junto con otros libros recientes- de que está empezando la poesía del siglo XXI, que será distinta.


7 comentarios:

Fernando dijo...

Siento el libro de Elena y su profundo viaje por el dolor y el sentimiento que mueve de una manera tranquila a través de las palabras, dandonos un poco de su familia a todos los que la leemos...no sé si la poesía tiene que ir o venir por caminos marcados, no importa si estos son cauces de lírica o de prosa poética...quizás lo único que debe seguir siendo considerado poesía es aquello que tenga la capacidad de conmover al que la lea...y de esto amigo mío hay mucho menos que la gran cantidad de libros que hay en el mercado...abrazos lluviosos

José D. Mora, periodista y profesor de literatura dijo...

La poesía, como decía Gamoneda, casi no ha de ser incluida dentro de los géneros literarios. La literatura está en la ficción, pero la poesía es una realidad en sí misma. Contiene goces y sufrimientos.

Saludos, Manuel, sigo tu blog casi desde el principio. Te he agregado en los enlaces favoritos de mi blog: www.josedmora.blogspot.com.

Anónimo dijo...

pregunta ¿en realidad es tan buena?

Alber dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con que uno de los destinos de la poesía en este siglo se lanza a la prosificación, pero, en muchas ocasiones, a mi parecer, se confunde la prosificación poética con la poetización de la prosa. El ritmo de la prosa poetizada no es tan crucial como en la poesía, mientras que la poesía prosificada, pese a no sentarse en el verso, resulta muchísmo más sugerente e interesante cuando mantiene el ritmo en el poema o, incluso, se propone jugar con ritmos en el mismo poema.
Creo también que la prosificación sólo es uno de los nuevos elementos de la poesía que nos viene. Creo que no se abandonará el verso, pero sí se renovarán las formas. El soneto y demás formas poéticas que enclaustran de algún modo al poeta resultan anticuadas y no responden a las necesidades culturales de nuestra sociedad. Incluso lo popular creo que sufrirá renovaciones.
No estoy de acuerdo con lo de Gamoneda: es cierto que la poesía contiene goces y sufrimientos, pero también creo que, al igual que puede ocurrir en la novela cuando se exponen hechos absolutamente reales, sin cambiar un ápice de la contemplación de la realidad, lo escrito queda literaturizado, por muy impersonal que trate de hacerse. El autor no es un ente amoral o asocial, sino que participa de lo que le rodea, de modo que todo lo que queda escrito termina siendo un ficción, ya sea de la sociedad o sobre su interior mismo.
Y antes de irme respondo a Anónimo: sí, realmente es tan buena. O a mí me lo parece. Sabe tocarlo todo con las yemas de los dedos y entrar a través de ellas en cualquier rincón. No siempre es fácil leerla, pero intentarlo trae grandes recompensas.

Sigo leyendo.
Alber

Ana Muñoz dijo...

Pues para mí es lo mismo "prosificación poética" que "poetización de la prosa". en todo caso, ¿qué más da? lo importante es q el escritor sea bueno.

Fernando dijo...

eso es...que el poeta sea bueno escriba como escriba...pero hay que saber distinguir...no todo es poesía...verdad aamigos?

Manuel Guerrero dijo...

Recomiendo encarecidamente no sólo la poesía de Elena sino la de otros poetas de mi ciudad, Córdoba: Pablo García Casado especialmente.

Saludos

http://www.manuguerrero.es