domingo, 6 de mayo de 2007

EL PLAGIO DE BRYCE ECHENIQUE


Alfredo Bryce Echenique plagió un artículo titulado “Las esquinas habitadas”, publicado en la revista española “Jano”, del escritor José María Pérez Álvarez (Orense, 1952). El plagio vio la luz en el periódico “El Comercio” de Perú. No digo nada nuevo. Este plagio saltó a la prensa hace escasas semanas. No fue muy sonado, porque José María Pérez Álvarez, a parte de ser un gran escritor, es una buena persona y lector y admirador de Bryce y se portó con una generosidad insuperable.
El caso es interesante porque muestra el declive moral, desolador, de un magnífico escritor, Bryce Echenique, que roba a otro escritor extraordinario, pero desconocido. Desconocido porque la crítica literaria y la cultura española adoran la pereza y aquí se lee poco, por no decir nada. Por esa razón, Bryce copió a Pérez Álvarez. Pensó que era un don nadie. No se le hubiera ocurrido plagiar a Javier Marías o a Muñoz Molina, por decir dos nombres. Cuando el escándalo saltó a la prensa, nadie dijo que José María Pérez Álvarez era autor de dos originales y renovadoras novelas: “Nembrot” y “Cabo de hornos”, publicadas por DVD Ediciones y defendidas las dos por Juan Goytisolo en múltiples ocasiones.
La desventaja de José María Pérez Álvarez como escritor es haber publicado sus dos novelas en una editorial minoritaria, un delito que entraña el garrote vil del silencio mediático. El delito de Bryce Echenique, que lo ha tenido todo en literatura, es un plagio descarado, que ofende a la inteligencia y que deja su moralidad a la altura de las aceras y muestra que lo que importa en el mundo literario es la creación de un “nombre” (el equivalente comercial de una marca) y la explotación de ese nombre al precio que sea: bastante triste, muy poco elevado, al menos intelectualmente, si la palabra “intelectual” aún vale, que ya no vale, y menos a partir de esta especie de caso Dreyfus de la literatura actual en español. Y entiendo que aquí Dreyfus es Pérez Álvarez: condenado a la invisibilidad, y a la injusticia, aunque ésta sea literaria o cultural, que con ser literaria no deja de ser injusticia al fin.
¿Tan mal de dinero va Bryce que necesita cobrar artículos que no ha escrito? El problema está en que hay prensa y medios literarios dispuestos a pagar artículos de Bryce aunque no sean de Bryce con tal de que Bryce los firme. Imagínense ustedes los casos que habrán pasado desapercibidos. Seguro que ningún periodista ni crítico literario se ha tomado la molestia de leer al plagiado, de leer a José María Pérez Álvarez. Sólo importaba la rentabilidad noticiosa. Y todo ha quedado en una gracia más de Bryce, en una curiosidad, en una anécdota de la que Bryce sale absuelto porque es Bryce. Sin embargo, Bryce cometió un error grave en este caso: plagió a un escritor tan grande como él. Desconocido, sí, pero no insignificante, como pensó Bryce al robarle. No hubiera robado Bryce a un señor de la literatura, no. Robó a un príncipe disfrazado de mendigo. Al menos, Bryce debería invertir una modesta parte del cobro del artículo que no escribió en comprarse los libros de José María Pérez Álvarez, y, por supuesto, leerlos. Si Bryce hace eso, ese mínimo gesto de leer a Pérez Álvarez, comprenderá la razón de este artículo.
.....................................
Artículo de Manuel Vilas publicado en "ABC", 5-mayo-2007

35 comentarios:

Ana Muñoz dijo...

¡Dreyfus! No se me habría ocurrido nunca una comparación así, qué bueno. Creo que no lo había escuchado más desde que acabé 1º de bachillerato.

Ayer me compré "Nocilla Dream", a ver qué tal. Pero no hagas muchas recomendaciones, ¡que es momento de dedicarse a los libros de la carrera!

Un saludo.

Luisa dijo...

No lo leerá, Manolo, no lo leerá.

matilde dijo...

La marcas registradas producen dinero por si mismas también en literatura. La cuestión no es insignificante, puede acabar creando problemas de producción, a los escritores en época estéril (como en este caso) y también a los grandes grupos editoriales. José María Pérez Álvarez aún no es una marca. Yo recomiendo Nembrot y Cabo de Hornos (en DVD las dos). Leer, para que no nos den gato por liebre, o, lo que es lo mismo, un Bryce Echenique acabado, en vez de un Pérez Álvarez en un excelente punto de maduración.
saludos,m.a.

Magda dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, especialmente en que José María Pérez Álvarez es un gran escritor y además bella persona. También concuerdo en que quien plagia, como en este caso se dice de Echenique, muestra "declive moral", es el caso de tantos escritores, desgraciadamente. Recuerdo la acusación de María del Carmen Formoso contra Camilo José Cela. En Chile, la narración El cazador, de Paulina Wendt, ganador del Concurso de Cuentos Paula 2002, era un plagio de El fin del viaje, de Ricardo Piglia. Leia que en internet, inclusive, existe una página titulada "plagiarios ilustres", entre quienes figuran Garcilazo de la Vega, Miguel de Cervantes, Francisco de Quevedo, Pablo Neruda, Manuel Vázquez Montalbán. También Miguel Angel Asturias acusó a García Márquez de plagio, y el escritor Gregorio Morán, articulista de La Vanguardia, arremetió contra la falta de originalidad de la novela del colombiano, Memoria de mis putas tristes, como una adaptación encubierta de la obra de Yasunari Kawabata, La casa de las bellas durmientes, y así se podrían llenar hojas de plagiarios. Muy triste y penoso. Ojalá hubiera penas más fuertes para sancionar este hecho del plagio (que los plagiarios llaman "intertextualidad").

Fernando dijo...

Que triste es el camino de los inviernos...cuando uno para conservar lo que ya no le queda y aguantar el frío roba en el primer descuido...cae sobre él lo peor de las letras ...el desprecio por toda su obra...saludos M.V.

Literaturame.net dijo...

-Alfredo Bryce Echenique plagió un artículo titulado “Las esquinas habitadas”, publicado en la revista española “Jano”, del escritor José María Pérez Álvarez (Orense, 1952).

Manuel Vilas dijo...

Mil gracias por vuestros comentarios.

He de puntualizar una cosa muy importante: no es exactamente un plagio lo que ha hecho Bryce, sino un ROBO. Copió literalmente el artículo de Pérez Alvarez. Por tanto no es comparable a los casos que tú dices Magda.
Besos, MV.

entrenomadas dijo...

Excelente post. Quizá esto sucede porque algo no funciona bien en los intestinos de las editoriales "importantes" y entre los "críticos literarios". Una pirámide de desatinos que acaba afectando al escritor. Tal vez se piensa que si esto ya lo ha hecho alguien antes, no importa que lo haga otro más. Una pirámide de desatinos injustos.
Pero ¿qué placer puede darle a un escritor firmar como suyo algo que no lo es? ¿para qué escribir?

Por cierto he repasado la lista de robos y plagios y me he asustado.
Tremendo.

entrenomadas dijo...

Excelente post. Quizá esto sucede porque algo no funciona bien en los intestinos de las editoriales "importantes" y entre los "críticos literarios". Una pirámide de desatinos que acaba afectando al escritor. Tal vez se piensa que si esto ya lo ha hecho alguien antes, no importa que lo haga otro más. Una pirámide de desatinos injustos.
Pero ¿qué placer puede darle a un escritor firmar como suyo algo que no lo es? ¿para qué escribir?

Por cierto he repasado la lista de robos y plagios y me he asustado.
Tremendo.

Anónimo dijo...

tantas veces Pedro ó tantas veces Bryce.
quisiera decir que nadie más que Bryce debe explicar esto, y estoy dolido, y mucho, pues bryce es el autor de novelas que me han dado una visión mas soportable de esta vida. quien es lector de Bryce sabe de sus problemas, su absoluta dedicación al ginebra, su vida exagerada, etc. PERO SI ES CULPABLE DE ESTO, estoy convencido de que DEBE pagar, aunque duela.

Jerónimo dijo...

Pero vamos a ver, Manuel Vilas, no crees que Bryce copiando a esos escritores raros que te gustan a tí, me da igual Pérez Alavrez que esos otros de que hablas en el blog y que no conoce nadie (Fernandez Mallo, Ferré, Vicente Mora, etc) les hace un favor. Los saca del anonimato. Bryce, en ese sentido, es un benefactor de los olvidados y de los raros. Saludos.

Luisa dijo...

¡Glups! ???????

Raro raro raro dijo...

Entre otras cosas, para eso están estos blogs, supongo. Para conocer a otros escritores minoritarios y "raros".

Sí, Bryce es un benefactor, pero en beneficio propio, claro.

Ana Muñoz dijo...

pues que le hagan un monumento si es que lo suyo ha sido para promover la cultura y la obra de los... ¿raros y buenos escritores?
no te j**e!

Fernando dijo...

Los buitres de las letras y las manos negras...¿?..huyamos de semejantes actos...a la hoguera!

Miguel Marcotrigiano dijo...

Felicidades por tu Blog, Manuel. Y yo sí agradezco que hables de los ilustres deconocidos... Para nosotros, en Latinoamérica, es importante conocer lo que se escribe acá en España y lo que se escribe no siempre es lo que se vende.

Saludos.

Magda dijo...

Si, comprendo lo que apuntas Manuel, no muy claro pero comprendo, y digo que no muy claro porque ¿no todo plagio es un robo? Por ejemplo, y este tema me parece importante porque se padece desafortunadamente con asiduidad: el plagio de ideas, el robo de ideas tan dificil de probar si se llega a demandar. Un día platicaba esto con Pedro Canut: ¿cómo demandar a alguien que toma la idea de tu ensayo y no lo copia literal -lo roba- pero sí robo la idea? Me permito dejarte este artículo muy interesante sobre el plagio que explica mejor que yo lo que intento decir: Qué supone defender un plagio. Muchos saludos.

Jerónimo dijo...

El hecho es irrefutable: un escritor al que no conocía nadie, de repente comienza a sonar. Gracias a Bryce. Nadie puede negar esto. A eso me refería. Saludos.

Diego Palmath dijo...

Soy el anónimo q firma arriba y mi anonimato no fue intencional, mal calculo con esto del blog. respecto a que Bryce saque del anonimato a escritores es una tonteria, a bryce le robaron sus dos libros de cuentos en dos trenes diferentes, y él mas q nadie sabe q dolor fue reescribirlos, cuando era un don nadie, luego escribió en un parís en el q muchos quisieramos haber vivido pero con sus dificultades de ciudad-puta, creo q la función que se estrena debería concluir con la condena a bryce (si es culpable) y para los q hablan espero que puedan leer a ambos escritores creo q es lo mejor q pueden sacar de todo esto. leer y dejar el cotilleo q tanto alimento da a españa.

Eloy Fernández Porta dijo...

No quisiera cambiar de tema, pero hablando de plagios (y por si alguien tiene curiosidad):
http://davidgonzalezpoeta.blogspot.com

Eloy Fernández Porta (tipo raro "intertextualizado" por otro no sé si más o menos raro, habría que mirar)

Anónimo dijo...

Yo soy de esas personas que piensan cosas raras. El caso del calco exacto me parece muy bajo para el pseudoautor que lo lleva a cabo. Sin embargo aquello que llaman plagio, eso de copiar fragmentos y ampliarlos, variarlos, me parece un modo de engrandecer obras, ideas y palabras.
He leído poco a Bryce, pero, ¿no podría suponer un halago que una marca registrada decida hacer suyas tus palabras e ideas y darles difusión, hacer que lo que has dicho llegue a oídos de muchos a los que no llegaría?
El único problema es que en el mundo literario, desde Quevedo, poderoso caballero es Don Dinero. Si nadie cobrase por lo que escribe, si otro no consiguiese mayores beneficios que uno mismo, si uno mismo no quisiese el dinero que otro gana, si nadie crease por acumular bienes, a cuantos más mejor, y porciones de vanidad, honor y orgullo propio por la reacción de lo suyo, lo que escribe (aunque en realidad lo que importa a muchos es que cale su nombre, su persona), ¿hablaría alguien de los plagios?
Somos demasiado simples los seres humanos. Sólo buscamos ser más grandes que los otros.
Y, como estas palabras son de todos no van firmadas, para que cada cual las use como desee.

Perdonad mis impertinencias. Debo pisar con el pelo.

jorge barco dijo...

Hola, menudo ambientazo por aquí. Opino: lo de que el plagio ayude al plagiado a salir del anonimato, no lo veo. Es una fama efímera, un destello en la prensa, pero ayudar no ayuda en nada a que los conozcamos más.

Blogs como éstos sí; a mí me encanta que hables de escritores sobre los que nunca he oído hablar, para rastrearlos. Con respecto a la música... en eso ya no te sigo tanto.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

¿Qué es lo que importa, lo que tiene valor, el texto o el que ha escrito?

Manuel Vilas dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios y apostillas.

Otra cosa permite este caso de hurto: la meditación sobre el éxito y el fracaso en literatura frente al éxito y fracaso en la vida. Creo que no hace falta explicarlo más.
Quizá más aún: ¿hubieran robado Kafka, Cernuda, Pessoa, Joyce, Carver...?
¿Tal vez lo hubiera hecho el Dostoiebski acosado por los acreedores?
¿Hubiera robado Baudelaire, a quien también acosaban los acreedores?
Puede que la conclusión es que sólo roba un mediocre; cuidado: no un mediocre literario, sino un mediocre vital.

Saludos a todos.
Manuel Vilas.

pepe montero dijo...

Estoy viendo a Maribel Verdú siendo entrevistada por Luis y el muy cabrón le dice en sus morros que a sus treinta y siete ya no la desean los chicos de diez y ocho. No tiene y puta idea éste. Maribel despierta morbazo en los de diez y ocho y en los de sesenta.

"He oído hablar mal de mucha gente en las calles, en los bares en los autobuses, en las iglesias, en los restaurantes de Z, en largas sobremesas con palabras perversas. Con palabras que perseveran en la oscuridad del aire"

Magia.

Kafka,Hemingway,Bukovsky,Poe,Whitman,Lorca,Cortazar,ete, son donantes infinitos de vitalidad y virtuaosismo. Tú mismo, Manolo, eres un coladero desde el que a mi a veces me llega la inspiración oblicua. Resulta tentador circunvalar tus brotes y acechar tus delirios cuando no se le ocurre a uno nada de provecho.

Pepe Montero.

No sé que pasa aquí, le doy a publicar comentario y no hay manera.

39escalones dijo...

Yo creo que un escritor que cae en el plagio 'facilón' como Bryce lo hace principalmente por miedo, por miedo a no escribir el artículo que se supone que hay que esperar de él, y toma lo que le gusta y cree que puede pasar por suyo y lo presenta para no defraudar, para mantener una expectativa, el nivel que su nombre impone. Eso ya es marketing y negocio, no tiene nada que ver con la creación y la literatura.
Ah! Totalmente de acuerdo con Pepe Montero sobre la Verdú.
Saludos

Ana Muñoz dijo...

Por lo visto Echenique hizo reponsable del plagio-robo a su secretaria... doblemente chorizo entonces, por reconocer la intertextualidad en su grado más criminal y por reconocer también que por ahí deben de circular un puñado de textos firmados por él, pero escritos por sus machacas.

No sé di ningún mediocre vital que no lo sea también literario, aunque quizás me equivoque.

Ah, que me apaleen, pero maribel verdú es mediocre vital y cinematográfica, a mi gusto.

pepe montero dijo...

Por los "canales callejeros de la ciudad", (plagiando a Whitman)llego a la tabernita: El Ensanche de Mendez Nuñez; una tapa que se llama "cojonciano", dos piezas de bacalao y un cortao histérico mientras leo a Luis Landero en su HOY, JÚPITER. Desde JUEGOS DE LA EDAD TARDÍA no había leído nada de el. Hay calidad literaria a mogollón aunque quizás resulte demasiado pulido, demasiada nuez moscada en sus pomposas y exaustivas descripciones. ¡Ah y dos salmueras con ajico y vinagre. ¿Mediocre la Verdú?. En El Laberinto del Fauno está sólida, líquida, volátil, contenida, deslumbrante y metafísca, pero no explosiva, ni equina,ni sinuosa. ¡Dónde está el baño, por favor!.

Pepe Montero.

Anónimo dijo...

Bryce es simplemente un hombre que no ya no tiene ética.

Mariano Ibeas dijo...

Hoy tenemos una herramienta increíble tanto para plagiar como para desenmascarar plagios... Internet; basta aplicarse con una frase a un buscador... Hace algunos años, de lo que se cocía a un lado del Atlántico no tenían ni idea en el otro lado __ y seguimos en las mismas__, no obstante al intertextualizador que lo desintextualice... buen plagiador será.
Mariano Ibeas

Nota: Te he traido a la página al amigo Pepe Montero que te sigue de
cerca...
Visítame en:
http://desdeldesvan.blogia.com

Ana Muñoz dijo...

Preparando un post para mi blog me he encontrado con este precepto dentro del "Decálogo" del buen escritor de JC Onetti:

IX.

No desdeñen temas con extraña narrativa, cualquiera sea su origen. ROBEN SI ES NECESARIO.

Quizás para Bryce era necesario. Estamos locos.

Elías dijo...

Manuel se pregunta si ¿hubieran robado Kafka, Cernuda, Pessoa, Joyce, Carver...? o ¿Tal vez lo hubiera hecho el Dostoievski acosado por los acreedores? Pues bien, mi estimado Manolo, en esto de los plagios hay mucha tela que cortar. El profesor colombiano Guillermo Sánchez demuestra en el libro Anatomía de El proceso que Kafka escribió El proceso utilizando Crimen y castigo de Dostoievski de cabo a rabo. Martínez Ron escribió un excelente artículo titulado "El juego de Kafka" en el que comenta el libro de Sánchez sobre este plagio, transliteralidad, homenaje o como lo querais llamar, y el diario argentino El día escribió en su literario dominical el artículo "El día que Kafka plagio a Dostoievski" en el que plagia descaradamente el artículo de Martínez Ron. Todo un cuento kafkiano. La historia completa está en http://fogonazos.blogspot.com/2007/06/el-da-en-que-el-diario-el-da-plagi.html.

Teófilo Huerta dijo...

PREMIO NOBEL CONSTRUYE NOVELA DE UN CUENTO MEXICANO
Teófilo Huerta
· El defensor de causas sociales es a la vez violador de los derechos de autor.

· Las intermitencias de la muerte de José Saramago contiene sucesivas ideas afines de mi cuento ¡Últimas noticias! registrado desde 1987.

· El escritor portugués derivó su novela sin la autorización del titular del derecho de la obra primigenia, de acuerdo con el Artículo 78 de la Ley Federal del Derecho de Autor.

· Son los dos primeros capítulos de la novela los que contienen la mayor parte de similitudes y planteamientos del cuento

· Entregué en 1997 mi obra a Editorial Alfaguara en México cuando Sealtiel Alatriste era su director.

El escritor portugués y premio Nobel de Literatura José Saramago ha abusado tras de que la novela Las intermitencias de la muerte es una derivación sin el debido consentimiento de mi cuento ¡Últimas noticias! dentro del compendio La segunda muerte y otros cuentos de fúnebre y amorosa hechura registrado en 1986 ante el hoy Instituto Nacional del Derecho de Autor en México.

¡Últimas noticias! fue escrito en 1983 para el Primer Concurso de Cuento de Ciencia Ficción convocado por la representación del CONACYT Puebla (1984), sin que allí obtuviera premio o mención alguna. Posteriormente, registré mi obra de cuentos, incluido aquél, ante la entonces Dirección General del Derecho de Autor hoy INDAUTOR, bajo el título La segunda muerte y otros cuentos de fúnebre y amorosa hechura. El número de registro otorgado fue el 8369/86.

También publiqué mi obra bajo el mismo nombre en una edición limitada en 1987 por Editorial Quetzalcóatl.

Posteriormente participé en 1997 en el concurso Cuento triste convocado por el diario Reforma y Editorial Alfaguara, con el relato La mujer rojinegra y obtuve por el mismo una mención honorífica. Fue allí que entré en contacto con Grupo Santillana-Alfaguara en México y entregué mi pequeña obra sin ningún acuse de recibido en la puerta de la editorial. El sobre estaba dirigido a Laura Lara cuando en ese entonces Sealtiel Alatriste era el director de la editorial y quien a la postre estuvo físicamente muy cerca del portugués radicado en España cuando fue cónsul de México en Barcelona e íntimamente ligado a él en sucesivas presentaciones literarias. Hoy el sospechoso intermediario (o escritor fantasma del Nobel) se desempeña como director de Literatura de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El 26 de mayo de 2006 comparecí ante la Dirección Jurídica del Instituto Nacional del Derecho de Autor (INDAUTOR) en relación a la junta de avenencia promovida para dirimir la derivación de la novela. Por la contraparte no asistió persona alguna que representara legalmente al señor José Saramago, toda vez que no ocurrió la notificación porque el domicilio particular de éste no coincide con el de Editorial Santillana al que se dirigió el citatorio. Se levantó un Acta de la comparecencia y se archivó el procedimiento administrativo.

A pesar del escenario en que una lucha legal implicaría más de cinco años para demostrar la verdad de mis dichos y otros cuatro años para resarcir los daños inherentes, y también ante las actuales circunstancias de no poder contar hasta ahora con un peritaje literario serio, además obviamente a las limitaciones presupuestarias para la titánica lucha, no agoto aún los cauces jurídicos y mantengo mi convicción sobre los hechos.

No por sorpresivo el hecho deja de tener veracidad. Mi intención no es el escándalo, el protagonismo, la fama o el dinero. Simplemente elemental justicia.

José Saramago podrá escudarse en argucias como el cliché, la inter e hipertextualidad, aducir mera inspiración, coincidencia o influencia y sostener que las ideas son universales y esas no se protegen, no obstante el hecho es que la creación es un acto único e individual y basarse en la de otro finalmente constituye un hurto. La novela de Saramago es una obra derivada pero que no puede ser explotada sin la autorización del titular del derecho de la obra primigenia, de acuerdo con el Artículo 78 de la Ley Federal del Derecho de Autor.

Hay un evidente parafraseo en situaciones particulares; una coherencia textual (pasajes paralelos); las construcciones sintácticas son similares; el modo de narración es satírico en ambas obras; no hay coincidencias fortuitas ni clichés, sino una clara concordancia de ideas.

A continuación las pruebas textuales del despojo.

El cuento ¡Últimas noticias!, de mi autoría inicia así:

“Los científicos, los religiosos y el hombre en general, no se explicaban las causas de tan singular fenómeno que afectó a toda la Tierra...El hecho ocurrió de pronto en todos los países, en unos de día en otros de noche. La noticia se comenzó a difundir...la gente.... no daba crédito a los titulares de los periódicos de ese día: “NO MURIÓ NADIE AYER!”...

La novela de José Saramago lo copia así:

"Al día siguiente no murió nadie. El hecho, por absolutamente contrario a las normas de la vida, causó en los espíritus una perturbación enorme... ni siquiera un caso para muestra, de que alguna vez haya ocurrido in fenómeno semejante, que pasara un día completo, con todas sus pródigas veinticuatro horas, contadas entre diurnas y nocturnas, matutinas y vespertinas.”

El cuento aborda la investigación de los reporteros:

“’Nuestros reporteros realizan en este momento una acuciosa investigación en todos los velatorios y hospitales, pues, al parecer, ayer tampoco murieron enfermos graves’”

Y la novela de Saramago expresa de manera sorprendentemente similar:

“...Se realizaron llamadas a los hospitales , a la cruz roja, a la morgue, a las funerarias...y las respuestas llegaban siempre con las mismas lacónicas palabras, No hay muertos”.

En otro pasaje de ¡Últimas noticias! se dice sobre los accidentes:

“...los vehículos quedaron prácticamente deshechos, pero sus ocupantes están ilesos, repito, los ocupantes de los dos autobuses que acaban de chocar están ilesos...”

Y en otro pasaje Saramago lo repite así:

“...de acuerdo con la lógica matemática de las colisiones, deberían estar muertos, pero que, pese a la gravedad de las heridas y de los traumatismos sufridos, se mantenían vivos...”

Al explicar “científicamente” tan peculiar fenómeno el cuento revela:

“’Otra de las teorías es la que mantienen especialistas de Moscú, quienes atribuyen la existencia del fenómeno a una variación de la órbita de la Tierra...”

Y Saramago lo copia así:

“....no se debería excluir la posibilidad de que se tratara de una alteración cósmica meramente accidental...”

Ante tan característica situación la gente celebra así en el cuento:

“Un ambiente de fiesta surgió en todos los hogares, en muchos de ellos había auténtica algarabía....“El júbilo era casi general, aun los que no habían atravesado por peligro alguno se sentían seguros de que nada les pasaría. Los niños jugaban sin cansarse y repetían las frases de los adultos: “no vamos a morir, no vamos a morir”.

Y así similarmente, sólo con cambio de palabras, celebran en la novela:

“...alegría colectiva que se extendía de norte a sur y de este a oeste, refrescando las mentes temerosas y arrastrando lejos de la vista la larga sombra de tánatos..se fueron uniendo al mare mágnum de ciudadanos que aprovechaban todas las ocasiones para salir a la calle y proclamar, y gritar, que, ahora sí, la vida es bella.”

En el cuento se ven afectados esencialmente los intereses de hospitales, funerarias, cementerios y compañías de seguros:

“...mientras que otros intentaron ejercer diferentes actividades, lo mismo que los empleados, gerentes y dueños de velatorios y panteones.”

En la novela de Saramago sospechosamente también se ven afectados los intereses de hospitales, funerarias, cementerios y compañías de seguros:

“Importantes sectores profesionales, seriamente preocupados con la situación, ya comenzaron a transmitir la expresión de su descontento...las primera y formales reclamaciones llegaron de las empresas del negocio funerario.”

El cuento le da un peso esencial como eje de la trama a los titulares periodísticos:

“...sin faltar aquellos encabezados ingeniosos: ‘THANATOS VENCIDO’, ‘LA TILICA Y FLACA DE VACACIONES’....Los encabezados seguían siendo sumamente llamativos: ‘EUFORIA MUNDIAL’, ‘¡SOMOS INMORTALES!’, ‘¡SÓLO FALTA QUE RESUCITEN LOS MUERTOS!’...”.

La novela de Saramago también le da ese peso al aspecto periodístico:

“...los más diversos y sustanciosos titulares...Y Ahora Qué Será De Nosotros...páginas convulsas, agitadas, manchadas de titulares exclamativos y apocalípticos...Tras el paraíso, el infierno, La muerte dirige el baile, Inmortales por poco tiempo, Otra vez condenados a morir, Jaque mate...”

El cuento justifica así el regreso a la mortalidad:

“De pronto, después de quién sabe cuántos días o meses, en una ciudad en la que se construía un edificio, un trabajador, tras caer desde un piso doce, no se levantó de la acera...todos clavaron su mirada en el hombre inmóvil.”

La muerte de la novela de Saramago sin ningún empacho la imagina así con el mismo trabajador:

“En esa obra tendrá que entrar (la muerte) de aquí a dos semanas para empujar de un andamio a un albañil distraído que no se fijará dónde va a poner el pie...nuestro turno de caer del andamio todavía no ha llegado... ”

El final del cuento expresa:

“Sin manifestaciones de júbilo, pero tampoco de desesperación y llanto, los seres de todos los confines acogieron la vuelta a la normalidad y, más que eso, a la naturalidad.”

La novela en páginas avanzadas también retoma los mismos términos:

“...para festejar el ya no esperado regreso a la normalidad, lo que pareciendo ser el cúmulo de la indiferencia y el desprecio por la vida ajena, no era, en resumen, otra cosa que el natural alivio...”
--------------------------

Ver:
http://saramagoplagiario.blogspot.com
http://teohuerta.blogspot.com

Zavala dijo...

La Indecopi, la autoridad peruana para derechos intelectuales, acaba de fallar declarando no fundada la denuncia del escritor peruano Herbert Morote contra
Alfredo Bryce Echenique por plagio. ¡El escándalo es aún mayor...! ¡Llamaron al crítico Julio Ortega como perito en el primer caso revelado de robo de textos por parte de Bryce! Mejor dicho le pidieron al ratón mermelero de las universidades gringas que investigue a su mejor amigo, al ratón ladrón de textos... Ortega, uno de los plagiados por Bryce, le salva la cara al "serial copión", al cleptómano textual, aunque todo el mundo quede convencido (sobre todo la historia literaria peruana) de la realidad y la inmoralidad del escándalo Bryce. Este país, el Perú, es del carajo..!!! Aquí, ya algo avanzado el siglo XXI, el que tiene un nombre tiene plata y/o padrinos y quien tiene plata y/o padrinos hace lo que realmente le da la gana. Buena, Indecopi, buena, Bryce, buena, Ortega, buena Gherzi, provecho! Este es un caso para el juez Garzón. ¿No habrá un español destripado por Bryce que le haga un juicio en serio?

Alan dijo...

Excelente post, aunque lo vengo a leer un poco tarde, jeje, lo encontré pues estoy investigando un poco sobre el tema del plagio literario. Lo curioso es que el primer comentario de "Magda" es acaso un plagio, o una "intertextualidad" de este artículo de la Jornada:

http://www.jornada.unam.mx/2007/04/02/index.php?section=cultura&article=a14n2cul

Lo digo medio en broma y medio en serio. Un abrazo, agregaré tu blog como link en el mío;

Alan M.
(quizás me recuerdas de aquella lectura "El sótano de Dios", en Zaragoza)