sábado, 10 de noviembre de 2007

PARA JAVIER TORRES

Ayer estuve hablando con el emperador de los móviles, Javier Torres. Hablamos de móviles. Me enseñó su último móvil: una maravilla, un Nokia que parecía un revólver (pensé en Alan Ladd). Comparto con Javier una fascinación absoluta por los móviles. En general, a mí me fascina todo lo que es material, porque pienso que los bienes materiales representan la bondad de la tierra, que reparte sus dones a los vivos. Me fascinan los móviles por muchas razones, pero hay una muy especial. Me refiero a la espera. A la espera de una llamada que no te confiesas a ti mismo. Espero que me llame mi padre. Por eso nunca salgo de casa sin mi móvil. Por eso siempre llevo mi móvil con la batería recargada. Por eso siempre está abierto mi móvil. Por eso procuro cambiarme de móvil cada cierto tiempo, para no perderme ningún avance tecnológico que impida que mi padre me llame desde esa lejanía. Obviamente es una llamada imposible.

5 comentarios:

Fernando Sarría dijo...

Javier es aparte de eso un tío cojonudo. Flaqui se desvive por todos nosotros...y eso no se puede valorar...sólo agradecerselo desde todos los rincones...lo de tu padre será como la llamada de tu interior...pero para esa no necesitas móviles amigo...un abrazo CV.

doberka dijo...

Antes de seguir esperando más, por qué no buscas las llamadas perdidas, quizás te haya llamado y no te has dado cuenta Manuel, je,je,je. Eso ocurre, aun cuando el movil sea modelo último.Besos MVV.

Javier Torres dijo...

Te llamará, no lo dudes, lo hará cuando menos lo esperes, y hablarás con él -yo lo hago con el mío-.

Lo mejor de las llamadas desde el más allá es que no precisan cobertura, pero la batería, no dejes que se descargue nunca amigo Manolo. Te hará falta mucha energía para superar el sentimiento de orfandad.

Y a lo que te dije anoche dále 7 puntos de presión añadidos. Siete, como las maravillas del mundo, como tú.

Ana Muñoz dijo...

En las iglesias hay carteles que "rezan": "apaguen sus móviles, por favor. Para hablar con Dios no los necesitan".

:)

Muak.

Javier López Clemente dijo...

HOla Manuel.

Los padres siempre acaban llamando:

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2007/09/incomunicacin.html

Ya ves un post que también estuvo dedicado a Javier Torres :-)

Salu2 córneos