domingo, 14 de septiembre de 2008

Los cuellos de la camisa, las patillas, la americana


Claro, era el mejor de los hombres. La luz en el rostro. Millones de fotones conjurados a muerte para formar el rostro más humano de la creación.

2 comentarios:

jose maria ourense dijo...

Y lo mejor de todo, Manolo: ¡¡Elvis está vivo!! Y no en EEUU: Lo lo ví el otro día en un bar de Ourense, mientras yo bebía media docena de Guitián (godello): estaba el tipo silencioso en la barra, tamborileando con los dedos alrededor de un vaso de leche, y de vez en cuando desplazaba la cintura con unos movimientos pélvicos increíbles y sonreía, sonreía no sé a quién pero esa sonrisa era la resurrección de alguien que no había muerto y ya me dirás tú como resucita un muerto que no ha muerto. Le ofrecí un marlboro pero lo rehusó: "No fumo, fumar es malo, tío. Yo bebo y consumo todo tipo de pastillas pero el tabaco ni tocarlo; contiene benceno, nitrosaminas, formaldehído y cianuro de hidrógeno, un puto veneno. Yo bebo batidos de coco y a veces un whisky y trago pirulas a docenas pero, te aconsejo, deja el tabaco", y chasqueó los dedos de la mano derecha (llevaba dos anillos en cada dedo) y se marchó. Donde él había estado en la barra olía a algo que no identifiqué, zumo de piña o incienso. Tal vez gasofa, simplemente. O era el cuero de su chaqueta blanca con flecos. Ojalá me lo encuentre otro día en la catedral o en un burdel, a ver si me enseña sus fotos de militar en Alemania.

pepe montero dijo...

Elvis, estaba a las 12 h.A.M.en el pabellón de Zaragoza disfrazado de Rosendo Tello.