domingo, 7 de septiembre de 2008

Otro artículo sobre la Expo

7+7
Yo dije en una columna que en la Expo no había Macdonald´s ni Kebabs. Varios lectores me dijeron: eh, Vilas, que en la Expo sí hay Kebabs. Y me fui adonde me dijeron: al Pabellón de Pakistán. En ese Pabellón un Kebab con medio litro de Cocacola Zero cuesta 7 euros. El Kebab con Cocacola es excelentísimo. El Pabellón de Pakistán es, en estos momentos, el Pabellón que más me interesa de la Expo. Estuve viendo a la bailaora Mara Martínez y me encantó. El Flamenco es un Kebab español. Me fui a ver a Jaime Urrutia y a Victor Manuel y Ana Belén. La canción de “Camino Soria” de Urrutia es una maravilla, una joya del pop hispánico, soy fan de esa canción. Pero, tío, me incomoda que la canción la usen Caja Duero y los políticos sorianos para hacer publicidad de Soria. Los bancos y los políticos lo compran todo porque todo está en venta y lo que no está en venta, simplemente, no existe. Veo en la Expo colas y colas de gente deseando ver el brillo de este mundo antes de irse al otro mundo. Sigo comprobando que los detectores de metales de la entrada no detectan nada. Hay cosas que me encantan: el aspecto de nave espacial de la Expo por la noche y el viento furibundo que se cuela por los plásticos convexos de los pabellones. No entiendo por qué no hay representación galáctica en la Expo. Contemplo el cielo en la noche de la Expo y sé que hay una fiesta allá arriba, sé que en Marte hay bandas de rock and roll estupendas, sé que hay una Soria en Marte terriblemente elvisiana en vez de machadiana, y no veo representación de todo eso aquí. Sé que allá arriba se está mejor. La luna no tiene pabellón. Sé que hay réplicas humorísticas de Estados Unidos y de la soriana España más allá de Andrómeda, sé que se lo están pasando en grande. Me tomo un gin tonic en el anfitearo 43 que me cuesta 7 euros. La camarera que me lo sirve me dice “yo procedo de allá arriba y allá arriba se te quiere”. Me he gastado 14 euros esta noche. Reviso la suma. Sumar me da temblores cerebrales. La luna no tiene Pabellón. Me gusta la nariz nueva de Letizia. Nueva Letizia, un buen nombre para mi amor.
........................................
En "Heraldo de Aragón", 6-9-08.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aquí también se te quiere, MV.

Fernando Sarría dijo...

pues sí...lo mejor es la noche y esa visión de película de ciencia ficción en que todo es de colores hasta las ganas de oír música..abrazos comandante...

Antonio dijo...

¡Menos mal que Ibercaja no ha comprado el tranvía verde de Petisme!