lunes, 15 de septiembre de 2008

FIN DEL VERANO. MUERTE DE DAVID FOSTER WALLACE, ETC

Epitafio de este verano:

HARÁS TURISMO CON EL SUDOR DE TU FRENTE


He lamentado la muerte de David Foster Wallace. Era un escritor al que admiraba profundamente. Siempre me pareció su literatura un ejercicio milagroso de libertad. Sirva su ejemplo para recordar que en literatura el éxito no existe. También dijo algo parecido Roberto Bolaño antes de morirse.

14 comentarios:

carlangas dijo...

Para consuelo de algunos nos quedará su "Broma infinita" pendiente siempre de lectura. Foster Wallace era hijo de Kafka y Lacan y un gran consumidor de hamburguesas. Dicen que es imposible encontrar una sola fotografía donde sonriera, pero su literatura es un descojone permanente, como lo es la literatura inteligente.

Anónimo dijo...

Lo siento mucho, MV.

Luis Borrás Dolz dijo...

Hola Manuel:
He escrito mi crónica personal de "España". La he titulado "Sardinas con espinas". La tienes en ese lugar que me he inventado:
http://aragonliterario.blogspot.com/
Gracias por esa "España" y sobre todo por ese hermoso esplendor en la hierba y tu historia de la literatura española contemporánea.
Recibe mi mas cordial saludo.
Luis Borrás Dolz

Anónimo dijo...

Así es, un descojone permanente, así escriben los detectives salvajes y perros románticos, partiéndose la caja de todos y todo. Saludos. RE.

j blues dijo...

la muerte no entierra a nadie. sólo nosotros lo hacemos.
un saludo!

entrenomadas dijo...

A mí la noticia me ha dejado aturdida. Y sí, la he sentido muchísimo.
Nos queda su obra y eso es eterno.

M

Anónimo dijo...

Es cierto, Bolaño y Foster Wallace son buenos ejemplos. Sólo hay egos peléandose un trocito de carne del éxito que muchas veces está cedido de anteamano.

Anónimo dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Gracias Luis por la reseña; la voy a colgar ahora.
Abrazos,
MV

carlangas dijo...

me niego a cerrar el recuerdo de Foster Wallace, previsiblemente volveré a este EPÍGRAFE cada cierto tiempo para insistir en algo así como el que pone velas o enciende flores, con respeto, si no molesta a nadie, seguiré viniendo aquí a saludar Foster Wallace, mi hermano.

jose maria dijo...

Voy a ponerme heresiarca: admitido a trámite D.F. Wallace, nunca la compararía con Bolaño. Lo siento: leí y releí a Bolaño y cada día me gusta menos (salvo su pasión/pulsión por la escritura). "Los detectives salvajes" es una novela espléndida que se prolonga ad infinitum (opinión personal) en exceso, 2666 es un dislate del editor y ciertamente hay novelas cortas espléndidas. En fin, debo tener la noche atravesada. Me gusta Bolaño pero no sé hasta cuándo ni hasta dónde. ¿Resistirá, me pregunto, más que Roberto Arlt, por citar un ejemplo?

Anónimo dijo...

Yo creo que resistirá junto con Arlt (Bolaño lo admiraba). El nacimiento editorial de 2666 puede jugar en contra de su épica trágico-lingüistica, pero no es creación de laboratorio como otros librillos de templarios y magos adolescentes. Hay que pensar por ej. en el origen de la publicación de la obra de Kafka, y nos quedará claro que la gran literatura resiste. Lo que guste cada vez menos es cosa personal que respeto. En Bolaño hay una operación de vanguardia que quizás economiza mucha desmanes metafóricos y que da prioridad al otro, si se entiende como un centro en tensión por los últimos 30 años Postmodernos si lo queremos así. Logra lo más fundamental a la hora de comunicar. Podría explayarme pero sólo quiero decir que la comparación con Arlt está fuera de lugar y que no obedece a aclarar el que (no) guste Bolaño.

carlangas dijo...

Querido Foster;
aquí abajo la gente sigue buscando comparaciones y expresiones más o menos acertadas o sugerentes para oevitar lo único trascendente y palpable que es tu ausencia, o no ella, sino tu imposibilidad de escribir, como si te amputaran la polla y supieras que tampoco la ibas a usar tanto.

Anónimo dijo...

Lo único que podemos saber es que Bolaño resistió en vida en el mar de mierda de la literatura, se lanzó a él sin paracaídas. Un par de huevos. Olé B. RE.

carlangas dijo...

el único talento oculto que cuelga de una cuerda no es el cuerpo en movimiento sino el giro de tuerca del tornillo que aguanta la lámpara que alumbra a Foster Wallace a quince centímetros del suelo: he bservado los techos de mi casa, sería difícil partirme allí las vértebras, pues éste es, dicen, la verdadera razón mortal del ahorcado: habría que practicar el nudo, no derrochar un centímetro de cuerda, quizá descolgar la lámpara y usar su anclaje, desatornillarlo un poco y confiar que el antiguo dueño colocara el taco adecuado, que la bovedilla aguanta, y tomar una silla, decidir si dejar la puerta abierta o cerrada, qué libro dejaré en la cama, en la mesa, descartar la coincidencia con sucesos justificables de un enojo o capaces de tocarme eso que llaman amor propio, o dignidad, o lo que sea, escoger la hora, el último paisaje en la ventana, la última llamada, pasear la perra o no....;
y tú me has dicho, escribe esas cosas: la cobertura sólo llega a los barrios pobres, te repito, allí donde la gente necesita hablar con dios, donde necesita que alguien les escuche en silencio;
Wallace se suicidó, y a mí ya empieza a importarme menos, y la impresión de entonces ahora es anecdótica, esa es la diferencia entre el mito y el hombre, por eso preferimos siempre al hombre