domingo, 6 de noviembre de 2011

MÁS SOBRE "MELANCHOLIA"

1.-Hay un momento espléndido en "Melancholia", cuando Justine le dice a su hermana Claire que "no hay vida más que en la tierra, lo sé", descartando así de una forma tan hermosa y tan precisa la vida extraterrestre que de repente el espectador comprende que la vida fuera de la tierra es solo un cuento para niños tan asustados como tontos.




2.- En realidad, "Melancholia" es el triunfo de la cultura europea frente a la cultura de los Estados Unidos. Es un renacimento de Europa muy poderoso. Pero será un hecho aislado, imagino. No tendrá continuidad en otras obras demoledoras e importantes, qué pena. Todo lo mejor de la cultura norteamericana sale tocado de puerilidad, de imprecisión, de vaguedad y de vulgaridad después de ver "Melancholia".


3.- "Melancholia" es lo que el euro necesita. Solo la cultura puede salvar la moneda única. Los políticos no saben.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

El caso es que las contiendas se han dado en Europa, por otro lado los artistas españoles eluden hablar de la crisis, ya que a ellos les va bien y no les interesa incomodar al capitalismo, el ritmo lo siguen marcando los cantaores americanos mientras los europeos hacen de palmeros , salvo contadas excepciones. Saludos, Beta

Andressa C. dijo...

Solo la cultura puede salvar la moneda única.

Artaraz dijo...

El cine Europeo siempre ha sido un cine de calidad y no de resultados. Nunca se me pasó por la imaginación que el cine americano nos pudiera igualar, y, en España, no nos podemos quejar de mal cine, al contrario, si se coge a grosso modo la historia del cine español: de la talla de Buñuel,¿cuántos hay en américa?, por ponerte un ejemplo de tu tierra o de la mía,¿y Julio Medem?.
No dudes que así que pueda, iré a ver esta película.Tus recomendaciones, con poquísimas excepciones, siempre son lúcidas y gratificantes. La cultura europea, siempre la europea.

Anónimo dijo...

Claro. No se puede simplificar más. Cine americano vs. cine europeo. Cultura europea vs. cultura americana. Lars von Trier vs. Coppola. Almodovar vs. Scorsese. Mariano Ozores vs. Joel Coen.El Fary vs. Elvis. Tú di que sí.

Anónimo dijo...

He visto el trailer de Melancolía y no me parece nada del otro mundo, el cine europeo no es tan universal como el americano, es más costumbrista, Griffith, Ford, Kubrick, Spielberg, Scorsese, Hitchcock, Coppola, los Cohen y muchos más, la cultura del siglo XX se ha cocido en una perola americana, la literatura sobremanera , pero también las artes plásticas y la música de la segunda mitad de siglo, de hecho Bowie, The Clash, Rolling, se reafirmaron allí sin olvidar Lou, Leonard o Dylan, a mi me gusta mucho el sello norteamericano, sino fuera por ellos hablaríamos alemán, aunque en Europa se han hecho cosas muy buenas, creo que el nivel ha sido más bajo, en adelante ya veremos. Saludos de Astoria

Manuel Vilas dijo...

Mira por donde no hay ningún escritor norteamericano de la talla de Kafka. Fin de la historia de la literatura del siglo XX.

Manuel Vilas dijo...

Por favor, ver un trailer y juzgar ya, no es serio.

Anónimo dijo...

Melancholia no representa exactamente la cultura europea, es más bien el reflejo de la cultura de una burguesía aristócrata europea. Ahora en los castillos habita la mafia. Esa familia ya no existe o si existe se ha convertido. Es pura melancholia. Y a los nuevos clanes familiares empresariales no les interesa que haya vida más allá de la tierra, solo la posibilidad de colonizarla, es decir, incorporarla al MERCADO.

Anónimo dijo...

Que me dice de Lovecraft, Burroughs, Ginsberg, Bukowski, Faulkner, los hispanoamericanos. Por cierto Kafka no es un escritor europeo, su patria era Israel ( Asia) y odiaba la Europa donde nació, que era la Europa donde se gestaba el genocidio contra su etnia y su identidad. Kafka jamás habría visto una película de Lars, un cineasta que no tiene el beneplácito de los espectadores y que busca publicidad difamando a los judios, la etnia que más grandes cineastas y artistas ha dado. Yo procuraré ver su película, lo mismo tengo prejuicios con este director y cierto es que un trailer de 2 minutos no es para ser categórico. Saludos de Astoria

Anónimo dijo...

Ast, También tienes que leer mejor el malentendido categórico "nazi"de Lars -la rueda de prensa-, igual te pasa como a él que pensaba que era judío de toda la vida. El judío es más de dónde pisa y Kafka empezó a escribir para empezar a odiar cabalmente todo lo judio allí dónde se le ocurriera prosperar.
B.

Anónimo dijo...

Mira por donde no hay ningún cineasta europeo de la talla de John Ford. Y mucho menos ese triste soplapollas manipulador de Lars von Trier, Fin del debate.

Anónimo dijo...

Había una vez un filosofo bastante popero quien argumentaba en sus días finales de existencia que la superioridad de literatura norteamericana con respecto a la europea se debía a su capacidad para dibujar líneas de fuga: "todos es partida, pasaje, salto, desplazamiento, y relación con lo que queda ahí fuera en la literatura anglo-americana". Ciertamente el imaginario literario-histórico norteamericano se ha construido a golpe de violentos desplazamientos que siempre han tenido un punto final común: el oeste la gran obsesión literaria americana, "donde esperaban encontrar el verdadero este o la verdad encarnada de lo que la costa Este debió haber sido pero nunca llego a ser" venía a decir el filosofo en otro de sus pasajes. América se crea a golpe de desplazamiento de grupos humanos en forma de caravanas, de caballos de hierros, de séptimos de caballerías, dustbowl, de desesperados hijos de las uvas de la ira forzados a abandonar sus granjas en Oklahoma para acabar trabajando las legendarias huertas californianas, de motocicletas ocupadas por apuestos Marlon Brandos en el esplendor de sus vidas y de coches destinados a circular eternamente por sus interminables autopistas. Eso se expresa mejor que nada en su música: del blues, al honky tonk, de Robert Johnson a Johnny Cash la música americana nace en el crossroads, en el cruce de caminos, en la vida de unos músicos que diseminan el nuevo golspel nacido de un pacto con el diablo a golpe de transitar entre el norte y el sur entre el este y el oeste; siempre en movimiento.

En pocas palabras estoy de acuero contigo. Aquello que grita Justine solamente lo podría decir una atormentada forma de vida europea: en el fondo desde el renacimiento europeo le seguimos dando vuelta melancólicamente a las mismas preguntas existenciales: "ser o no ser", "la vida es sueño y los sueños sueños son", "sancho yo sé quién soy" “!que he hecho yo para merecer esto!, (Eso vino a decir antes que Almodóvar el lazarillo de Tormes. El grito de Justine prueba que en Europa todavía seguimos atrapados en la metafísica del ser: Una forma de vida antes de ser declarada vida 100 por cien europea debe ser determinada, analizada, significada, santificada, cargada de verdadero sentido por el verbo, por la palabra, por el lenguaje. Vida sin más no es vida. Para darle significado a la vida esta debe ponerse en relación con el mundo, con las reglas que lo hacen funcionar y con las normas que determinan la sociedad de los hombres y con sus signos de poder. La vida europea no puede simplemente nacer, por el contrario esta debe ser homologada por la burocracia de Bruselas, ratificada en los parlamentos nacionales y su evolución pactada con empresarios y sindicatos. Finalmente esta forma de vida por europeizar debe ser revisada una vez más por una comisión de expertos con Habermas a la cabeza y con Chantal Mouffle de estrella invitada.
Huir del mundo o aceptar su despiada logica esa es la unica solucion que la literatura europea nos ofrece. El grito del Justine confirma esta sospecha, no hay más vida que la que existe en la tierra. Muy europeo eso de pensar que la vida es algo que debe localizarse en un lugar concreto y determinable. Definitivamente, la cultura europea es una cultura sedentaria. ¿Cuáles son sus grandes signos?: el ágora, la catedral, la universidad, la tertulia, los grandes salones ilustrados, el teatro, bibliotecas y museos. Espacios creados para que la gente se siente, y asista inmóvil al espectáculo de su adoctrinamiento ecuménico, de su propia ilustración, de la revelación del verbo echa carne en sus pasivos cuerpos. Somos antes que nada una civilización de sofás, reclinatorios, sillas, asientos, butacas y hamacas.
Antonio Ledesma

Anónimo dijo...

En fin, todo esto que te contaba es una gran paja mental, pero honestamente creo que es precisamente esta vitalidad construida a golpe de movimiento lo que hace mucho más divertido, interesante, y genuino la literatura norteamericana en general. Para que negarlo la narrativa española sobre todo durante el siglo XX es un tormento. Salvo grandes excepciones como Goytisolo, por ejemplo, lo demás parece haber sido creado con el solo propósito de matar de aburrimiento al lector. Definitivamente nuestros escritores deberían dejar de ser tan sedentarios y usar más el coche, viajar más, desplazarse, aventurarse a explorar nuevos territorios. No se pero estaría bien que los escritores actuales escribiesen históricas menos sedentarias. Por ejemplo se me ocurre una sobre Johnny Cash recorriendo la topografía de la España de comienzos de la transición (uno de los grandes tropos literarios de la narrativa más comercial según Vicente Luis Mora) Estaría bien que la historia empezara en la capital del reino (somos un país centralizado y monárquico, extremadamente respetuoso de la ciudad donde vive el Rey) y acabase en la catedral de Santiago de Compostela (patrón de las Españas!!) donde el bueno de Cash cantaría "he turned the water into wine" o algo asi, aunque tampoco descartaría “When the Man Comes Around” . Mientras canta Cash simbólicamente haría redescubrir a Dios en los signos del pentecostelanismo sureño. Historias así es lo que necesitamos para quitarnos esta melancolía existencial, no te parece? Historias que nos hablen de metamorfosis, cambios, variaciones, del poder de la vida para reinvertarse, falsificarse a si misma, alterarse, hacerse una con un determinado imaginario o territorio.

Antonio Ledesma

Artaraz dijo...

A ver, menudo debate literario que has engendrado, dulce hispano, aún no la he visto pero a mí todas estas peroratas me aburren sobremanera. Lo del existencialismo se acabó con el 3.2, etc. Sólo somos imágenes pixeladas, a partir de ahí, ¿ a quién le importa el buen o mal cine, la buena o mala literatura, viajar o quedarte en el sofá, la verdad o la mentira, la luz o la oscuridad?
Todo es mucho más simple, simplificar es la norma.

Anónimo dijo...

La diligencia que obra de arte, que además expresa de cine lo desarrollado por Antonio( muy bien, por cierto), la mayoría de españoles somos de ascendencia judía. Se me ocurren una lista de artistas nacidos en Europa cuya impronta es ser judios no europeos, que muchos emigraron a US y triunfaron en ese gran pais, me voy a referir a los que creo están muertos: Buñuel, Benjamin, Chaplin, Siegel, Mamet, Lumet, Sirk, Preminger, Wyler, Lubitsch, Marx, Spinoza, Trotsky, Mahler, Freud, Proust, Pesternak, Lang, Jardiel, Bernstein, Canetti, Asimov, Shlesinger, Mehunin, Klee, Chagall y unas cuantas docenas de artistas más. Si a esto añades la pléyades de judios nacidos en US hijos de emigrantes ( lógicamente ), pues creo que mi hermano Ast tiene razón , la etnia de los artistas empieza por J. Saludos de Hynkel

Anónimo dijo...

Imágenes pixeladas? Por supuesto que un bocadillo de nocilla es mejor que uno de jamón, somos afterpop , a mi lo que más me aburre son los aburridos, pero bueno te doy la razón, que más da morir que vivir si lo importante es que quede nuestra imagen pixelada, supongo que será postpoesia , no todos estamos preparados para estos profundos pensamientos filosóficos, aunque me suena que ya lo dijo alguien antes, dulce amiga/o. Beta