jueves, 21 de agosto de 2008

Otro artiexpo

PLAYAS FLUVIALES

En las máquinas de la Expo una cocacola zero cuesta 2,30 euros. Es un envase de medio litro en botella. No me parece caro. La misma cocacola cuesta 3,50 en los cines de Gran Casa, eso sí me parece caro. A mí no me gustan las latas, prefiero las botellas aunque sean de plástico. Bueno, es un plástico en tránsito hacia el vidrio. Ayer probé en la Expo agua desalada. Es agua sin más. Pero da morbo saber que te estás bebiendo un trozo de océano. Echo en falta un par de MacDonald´s en la Expo. Hubieran arrasado. El bocadillo tradicional que venden en la Expo está anticuado. Un Giro´s también hubiera arrasado. La gente no se conforma con bocadillos de jamón y queso. A mí esos bocadillos me aburren. Paso. Prefiero morirme de hambre. No hay Kebabs en la Expo. El Kebab es el único bocadillo capaz de hacerle frente a una BigMac. Me quiero comprar un turbante e ir a la Expo con turbante. Estoy harto de no llevar nada en la cabeza cuando paseo por la Expo. Me fui a bañar a las Playas del Ebro. Han puesto una arena blanquecina, que está bien. Pero a las Playas del Ebro sólo se puede ir en taxi o en bicicleta. O andando, pero te cuesta una hora. Una hora andando por la luna, porque eso es la luna. Yo voy en taxi a las Playas del Ebro. Te mete un rollo raro ir con chanclas, aceite solar, gafas de agua, y toalla en un taxi. Hay una especie de piscina-estanque, con agua de río o similar. Esa agua de las Playas del Ebro no está ni la mitad de clorada que el agua de las piscinas municipales. Un cubata en el Anfiteatro 43 cuesta 7 euros si es de Larios. Estuve viendo a Peret. Me encontré a Octavio Gómez y a Santi Rex, que son fans de Peret, como yo. Octavio se estaba bebiendo un cubata de whisky. Y bailaba. Viendo a Peret, me acordé de un aragonés universal: Paco Martínez Soria, que no tiene pabellón en la Expo. Hay películas suyas que han influido poderosamente en mi literatura. He descubierto que los detectores de metales de la entrada de la Expo son de mentiras. Al principio, dejaba las llaves y el móvil en la bandeja. Ahora no dejo nada y no pita ni de coña. No tiene pilas, el detector: por la crisis.
................................
Publicado en "Heraldo de Aragón", 21-8-08.



1 comentario:

Javier dijo...

Si puedes aguantar la tardanza tómate un kebab en el pabellón de Pakistán, que es el único que lo sirve. Primero te cobrarán y luego te pondrán en lista de espera. Un día de concierto en el anfiteatro tuve que esperar casi una hora para que me sirvieran.