jueves, 5 de junio de 2008

LA ESPAÑA DE CERVANTES

Me ha encantado que Rodolfo Chikilicuatre haya representado a España en Eurovisión. Yo creo que ha habido cuatro momentos estelares en la modernidad de España. Uno: el Don Quijote. Dos: el Paco Goya. Tres: Andrés Pajares. Cuatro: Chikilicuatre. Rodolfo es honestidad y humildad. No es un hortera a la manera de los rusos que ganaron. El país de Dostoievsky, representado por tres guaperas. Pero el país de Don Quijote sí estuvo a la altura. La guitarra de Rodolfo es como la adarga antigua de Don Quijote. El tupé de Rodolfo es el baciyelmo de Don Quijote. Don Quijote y Rodolfo visten igual. Los dos llevan un atuendo grotesco: uno como caballero andante, el otro como rockero. Los dos son periféricos: Don Quijote viene de La Mancha, y Rodolfo es auténticamente “poligonero”. Los dos son flacos. Los dos pierden. Los dos son indulgentes con el mundo. De los dos se ríe la gente. Los dos son criaturas inventadas. No sabemos quiénes son ninguno de los dos. Los dos son ficciones españolas. Los dos son humor. Los dos gustan a los niños. Los niños españoles se saben la canción de Rodolfo de memoria, la cantan felices. Don Quijote también gusta a los niños. Los dos nos liberan de los dramas serios. Don Quijote nos liberó de la España rancia de la caballería. Rodolfo nos libera de la España franquista de Massiel y su “La La La”. Cuando vi a Rodolfo en las televisiones de España, pensé que la vida civil española es superior a su vida institucional, eso también es algo muy cervantino. Los intelectuales y los políticos y los periodistas se creen que Cervantes era un Premio Cervantes, pero no, Cervantes era el aroma de la calle, el aroma del polígono industrial, una mezcla de dicha, júbilo, orgía y risa. La vida española está bien gracias a Rodolfo.
....................................................................
Artículo de MV, publicado en "Heraldo de Aragón", 5-junio-08.

6 comentarios:

Christian Supiot dijo...

Y los dos son un producto de marketing diseñado para hacer de oro a la sexta?

Antonio Cardiel dijo...

Tu novela "España", al igual que tu concepción política, sigue creciendo poco a poco, tendrás que revisarla dentro de un tiempo y escribir una Enciclopedia de temas hispanos como los que desgranas en tu artículo, tan importante como la de Diderot o la Espasa, la nueva Españsa del siglo XXI.

pepe montero dijo...

Regocigémonos pues, y sustituyamos el águila de la bandera por la jeta del chikilicuatre con dos tibias cruzadas del Pajares, izada sobre la gran verga salada e incorrupta de Don Quijote a modo de mástil, y que ondee en una pradera goyesca llena de obispos y mujeres desnudas.

pepe montero dijo...

..."regocijémonos".

Anónimo dijo...

Me parece que el águila ya la quitaron, eh... Enrique.

Toño dijo...

La broma siempre tiene su lado oscuro, y es una amenaza sólo para quien lo teme.