jueves, 5 de mayo de 2011

LAUSANA

(mi habitación en Lausana)




Me hubiera quedado aquí por siempre, es decir, hasta el comienzo de la Tercera Guerra Mundial, que, como bien sabe Benedicto XVI, es inminente. Miraba el lago Lemans y me entraban ganas de nadar. Cruzar el lago a nado. Todo español noble, cristiano y verdadero, amará siempre vivir fuera de España. La única manera decente de ser un español espléndido y el mejor de los españoles es vivir en Suiza.



Hazme hueco, Borges: me haré enterrar en Suiza. Mis huesos jóvenes, en el cementerio de Ginebra, acabarán con tus decrépitos huesos argentinos, si es que aún existen. Tranquilo, man, es broma. En Suiza hay sitio para los dos.



4 comentarios:

J. G. dijo...

visité su tumba y viendo la foto prefiero tu cama

Anónimo dijo...

Demasiado calor para un espacio tan pequeño

ESGARRACOLCHAS dijo...

Tampoco se puede decir que haya demasiado sitio y ya sabes que un argentino necesita mucho espacio, sobre todo, verbal

MariaPilar dijo...

ME SUENA A VILAS