sábado, 2 de enero de 2010

UN POEMA DE ADA SALAS SOBRE LOS NADADORES


Como el buen nadador no lucha
con el agua. Extiende un brazo y crece
en ese gesto
y luego
trae el agua hacia sí
batiendo con los pies sin casi hacer espuma
y luego el otro el brazo
en una entrega
parecida al amor
– sin ninguna tensión y con todos
los músculos
activos
sin embargo –.

Escuchando en el agua lo que en el cuerpo
es agua. Naciéndose
en el agua.

Nadándose a sí mismo.

2 comentarios:

El viejo dijo...

Yo que venía a anunciarte mi disertación sobre el gran calamar de todos los tiempos en una entrada a mi blog y me encuentro este aluvión, por jehová, que casi me da algo, pero algo bueno eh?

Salut!

piero dijo...

No sé que suena más actual, si el pabellón Vilas en la expo del agua de 2008, o Johnny Cash en su periplo compostelano con el Xacobeo 2010. Ojalá haya siempre más letras que números, por pedir que no quede...