jueves, 22 de octubre de 2009

CUERPO

No hace mucho tiempo una mujer en España no podía abrir una cuenta bancaria ni salir al extranjero sin permiso de su marido, eso por no recordar vergüenzas históricas mayores. Imagino que en el 2039 los debates actuales sobre el aborto tendrán ese tufillo reaccionario con el que miramos hoy el machismo recalcitrante que impedía a una mujer entrar en un banco y abrir una cuenta corriente. El aborto no es una cuestión biológica, ni científica, ni cristiana si quiera, es una cuestión puramente ideológica. Si los hombres se quedasen embarazados, y fueran ellos los que pariesen, hace unos doscientos años que el aborto sería algo tan normal como llevar pantalones. El no al aborto es el último intento de las ideologías reaccionarias por intervenir legalmente en el cuerpo de la mujer, para que el cuerpo de la mujer sea una sucursal del Estado, una expropiación. La invocación de Dios por parte de los antiabortistas, como era de esperar, no deja de ser otro episodio, ya previsto en la Biblia, del celebérrimo “no tomarás el nombre de Dios en vano”. Pero Zapatero ganó las elecciones y su ley sobre el aborto es tan necesaria como democrática. Hay millones de mujeres en este país que se merecen el respeto definitivo hacia su cuerpo, se merecen que su cuerpo deje de ser la sede de las veleidades ideológicas de los hombres. Creo que vencer el miedo al cuerpo –un fantasma ancestral- nos está costando más de la cuenta. Si yo fuese mujer, saldría a la calle en tanga y con una metralleta. El cuerpo es nuestro.
.........................................
Columna de MV, publicada en "Heraldo de Aragón", 22/0ctubre/09

6 comentarios:

Leo del Mar dijo...

Y la palabra.

Amaia dijo...

Magnífico Vilas,gran artículo,grande como tú.No me suelo equivocar con mis lecturas,siempre elijo a los mejores.

Un beso de altura!

Julia dijo...

Eso es¡

lalala dijo...

Tres apuntes:

1) "El aborto no es una cuestión biológica, ni científica, ni cristiana si quiera, es una cuestión puramente ideológica".
¿Lo que dices es que la ciencia o las confesiones religiosas existen más allá de lo ideológico? ¿Estás seguro de que la ciencia, por ejemplo, no es más bien un hábitat privilegiado para la ideología? ¿Se puede aislar lo uno de lo otro?

2) Sobre la ley "de Zapatero": leyendo tu texto da la sensación de que en el terreno de juego hay sólo dos posibles opciones: a favor de la nueva ley o en contra del aborto. Pero esta disyuntiva es falsa (y muy complaciente con el gobierno, por cierto). Sin ir más lejos, son muchos los pro-abortistas que, por ejemplo, critican la nueva ley por demasiado restrictiva.

3) "Si yo fuese mujer, saldría a la calle en tanga y con una metralleta".
Créeme: puedes. Aun sin ser mujer. Ni el tanga ni la metralleta son, en principio, incompatibles con tu anatomía.

;-)

Cristina Morano dijo...

Sí al aborto en libertad a cualquier edad. Gracias por este texto.


Cris

gatociclopeico dijo...

El aborto sí es una cuestión científica y se puede estar científicamente a favor del aborto. Para mí, lo absurdo es decir: como soy cristiano estoy en contra o porque soy de izquierdas, estoy a favor. Si la ciencia explicara que el embrión es una persona autónoma y consciente, estaría en contra, pero hasta lo que yo sé no lo hace. Reducirlo a una cuestión de lucha de sexos es una simplificación, aunque podamos estar de acuerdo en que forma parte de problema.

Me parece mala la disyuntiva que propones y que señala Lalala. Si estás en contra de la ley, estás a favor del aborto. Nada más lejos ni más maniqueo. Hay muchas maneras de legislar el aborto y la de ZP no tiene por qué ser la mejor ni la más buena.

Salga usté como quiera a la calle, no deje que siglos de esterotipos masculinos se lo impidan ;)