miércoles, 14 de octubre de 2009

CAMPS

Los trajes de Camps han introducido el subgénero de la moda en la política española. La gente se queda mirando los trajes grises o azul marino de Camps con desilusión. Parece una indumentaria que luce muy poco, que no tienta nada. Camps siempre tiene que salir trajeado por televisión, eso significa que va todo el día metido dentro del motivo de su afrenta. Si el motivo del escándalo fueran unos zapatos, o una Parker, o un Rolex, o unas vacaciones en Singapur, la cosa sería más llevadera. Contra Camps se alza el imperio posmoderno de Zara. La ropa barata y de diseño hace que nos apiademos de Camps. No podemos entender qué vio en atuendos tan poco envidiables como esos trajes que le fueron regalados. Por eso el público es indulgente con Camps. Es una indulgencia que linda con la compasión. Irrita, sin duda, que no se pagase sus trajes. Pero cuando uno ve el resultado, acaba compadeciendo al hombre que va metido en esos trajes, trajes que muchos españoles seríamos incapaces de ponernos ni en la boda de nuestro peor enemigo. Por eso Camps está saliendo bien parado de esto. España ha crecido mucho. Moralmente es un país inesperado. La gente ante Camps reacciona con pensamiento estético más que con rigor ético. Eso no quita para que cualquiera que lleve una camiseta de propaganda vaya mejor vestido que Camps, a quien le quedan sólo dos opciones serias: o dimitir para seguir disfrutando de sus trajes en privado o vestirse con un jersey de Zara y una cazadora de C&A durante el resto de su vida pública.
......................................
Columna de MV, publicada en "Heraldo de Aragón", 13/octubre/09

4 comentarios:

pepe montero dijo...

La culpa la tienen las ofrendas. Las ofrendas no deberían enfrentar, en Valencia hay mucha ofrenda, aquí también. Todo el mundo celebra el traje de flores que le hemos regalado a la Virgen en esta Fashion Week floral de Z, un traje bonito y oloroso, sí, pero deberíamos ser más imaginativos, por ejemplo, una ofrenda de pieles. Voto por que el próximo año la ofrenda sea de visones, martas cibelinas, focas, leopardos, tejones, castores, y chinchillas, sobre todo mucha chinchilla, y de ardillas, y coyotes, y de nutrias, y linces, y de zorros, sobre todo de zorros, ¡que zorrera cogeríamos!. A ver por qué tiene que haber en Valencia más zorros que en Z, ¡eh!. ¡Ah!,y de ocelotes, y zarugüeyas, y de pumas, y de mapaches. Qué bonita ofrenda sería, qué bonita, y que sencilla.

carlangas dijo...

ya me gustaría a mi pillar uno de esos trajes!

Anónimo dijo...

yo, como trabajadora de la moda, le recomiendo que se vista vintage -el reciclado está muy bien- con un toque de transparencia... lo de inditex y otros sucedáneos, es duro para alguien que se viste a su medida...

Pepo Paz Saz dijo...

Manuel, te mueves como pez en el agua en las distancias cortas. Cojonudo.