martes, 17 de febrero de 2009

ADIÓS A "ESTOY EN EL MACDONALD´S DE LA PLAZA DE ESPAÑA DE ZARAGOZA"



Creo que el Ayuntamiento de Zaragoza debería hacer algo para que Macdonald´s siguiese estando donde está.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo siento, Manolo.
Cuando seamos millonarios abrimos tú y yo uno muy grande.

Agustín

Anónimo dijo...

Siempre nos quedará tu poema Vilas..., pero lo siento mucho.

Javier López Clemente dijo...

Sonolopez va a poner en marcha su maquinaria para que eso versos perduren en la red, Mister Vilas.

Salu2 Córneos.

Anónimo dijo...

Tu poema sobrevivirá, eso te lo garantizo. Dentro de un tiempo, habrá una placa donde diga "aquí estuvo el MacDonald´s que aparece en el poema de Manuel Vilas".
Luigi.

Anónimo dijo...

Tiene gracia. Cuando escuché la noticia me acordé de ti y del poema.

Te acompaño en el sentimiento.

Ana.

Manolo Arana dijo...

Esto parece una señal...

Este viernes, en el festival de perfopoesía de sevilla, Chichimeca (Manuel González y un servidor) iba a representar precisamente ese poema en el recital "Los poetas también comen".

Conociendo la noticia, habrá que decir algo nuevo en escena.

Saludos perplejos,

Manolo

Miguel Ángel Y. dijo...

Lástima de "Malcomas"...Lástima de "Mac-perros"...En fin, es la vida. Pero ahí queda tu poema para perpetuar el otro lado del ketchup y la mostaza...la cara oculta de quienes comemos -y seguiremos comiendo- las hamburguesas de la supercivilización...

pepe montero dijo...

McDonalds, pagaba 30.000 euros mensuales, las ventas habían bajado una barbaridad, y a los propietarios del local se la trae floja que esos expendedores de carne barata se larguen. Seguro que los 42.000 euros que piden los paga Indetex y nos casca allí una sucursal de Zara. Por cierto. No estaría mal extrapolar el poema de Manuel Vilas a la ropa:

-Estoy en el Zara de la Plaza de España de Zaragoza, con los ojos clavados en una chaqueta de lino negro y en mi mano derecha las arrugas bellas de unos billetes que sólo darían para los botones, de una de Dolce&Gabbana...

Gatesca Pantomima dijo...

si me ponen un starbucks se lo perdono

Sergi Bellver dijo...

La cosa tiene pinta de tienda Zara, o algo peor. No es lo mismo cascarse una Cuarto de Libra con beicon si tienes que esperar a un tardón, que mirar si no se te nota mucho la tripa debajo del 10% elastano, 90% poliester. No es lo mismo. Si hicieran un macro-bar de tapas, salvaríamos España (la tuya, la nuestra, no la otra, no la de "que es España, coño"), pero a base de bravas la caja no daría para tanto.

Viví dos meses en Zárágózá, hace ya muchos años, y esa esquina forma parte de mi C.V.

Abrazos sin cebolla, doble de queso, Manuel.

Ya encontrarás otras catacumbas de las que desenterrar poemas.

Y para quedar, siempre está el VIPS (¿porque está aún, no?), un trecho más arriba, maños.

pd: ¿qué se ha tomado el presentador? Me ha encantado lo informal.

Al final del pasillo dijo...

El presentador es Juan Luis Saldaña aka el Maquinista de la general, el mejor noticiero de la ciudad...
abrazos
o.

langas dijo...

parece increíble la importancia de cada baldosa y junta y tirador de puertas de un centro donde alguien va a comer sabrosa mierda barata, parece mentira y puede que lo sea pero cada una de las mesas donde han caído los obscenos sobres de mostaza forman parte de ustedes como el aire o el interior acantilado de un vaso de agua

Sólo digo una cosa dijo...

Quedar en las ausencias tiene su puntito. En Málaga seguimos quedando en la esquina del Zaragozano, por muy Barclays Bank que sea ahora. Mi abuela también dice “allí, en el canódromo”, pese a que hace más de veinte años que es un pabellón deportivo.

Tendrá su encanto seguir quedando en el Mac Donald’s de Vilas. Allí, allí estamos.

Saludos,

SDUC

Anónimo dijo...

¿Quién puede decir de esta amburguesa no comeré?
A mi me encantan los Restaurantes de tres tenedores, pero en tiempo de crisis, buenas son las viandas que nos ofrecen los MacDonald`S.
Mi hijo trabaja en uno los fines de semana.
El poema siempre será poema, la carne alimento necesario.
Saludos Manolo.

Miguel Barrero dijo...

Oye, el presentador es genial...

Olga B. dijo...

Se sigue quedando en las ausencias. Ese punto es un misterio. Mi abuela quedaba con sus amigas del pueblo en las escaleras de la Diputación, y luego se iban a una tal "Gamba de Oro" que debía estar allí antes del MacDonals. No queda constancia de sus poemas:-( Pero tal vez los pensaron.

Anónimo dijo...

A las escaleras de la Diputación la llamaban "La Plaza los Plantones".

larraz dijo...

Vaya, adiós al McDonald. A ver si con la crisis pedemos quitar también de un plumazo a Campofrío, a Oscar Mayer, al matadero municipal y a otros tantos.

Que les vayan dando.