martes, 11 de noviembre de 2008

ABOMINACION DE LAS ÚLTIMAS ALIENACIONES

Mi padre fue más feliz que yo.